Noticias





Un fallo de REE cuesta a los consumidores más de cuatro millones de euros
Publicado el 25/10/2017


La CNMC investiga el fuerte repunte de los precios del mercado eléctrico registrado el lunes
Ya había alertado de los problemas del algoritmo de servicios de ajuste del operador

Entre las 19 y las 22 horas del lunes, el precio del mercado de la electricidad registró un récord anual de 182,54 euros MWh. Lo que se interpretó como una consecuencia de la sequía reinante, que ha hundido la producción hidráulica, se debió realmente a un fallo informático del operador del sistema, REE, según confirman varias fuentes.



Aunque la compañía que preside José Folgado lo atribuyó efectivamente “al mayor coste de los servicios de ajuste”, no aclaró que en realidad se trataba de un fallo del algoritmo de sus servicios de ajuste. El mercado mayorista funciona mediante subastas diarias e intradiarias de energía (por horas y de un día para otro) y, en el caso de ser insuficientes, el operador del sistema dispone de sus propios mercados de ajuste: el de restricciones (para resolver problemas de red); el de gestión de desvíos; los de regulación secundaria y terciaria el llamado “de reserva de potencia a subir”.

Estos servicios de REE funciona mediante un algoritmo que falló para las subastas de la tarde del lunes. Este fue el motivo por el cual entre las 19 y las 22 horas, el operador se viera obligado a comprar 5.000 MWh (equivalente a unas cinco centrales nucleares) con el mecanismo de reserva de potencia a subir, sin horario fijo. Este implica contratar potencia disponible a una cotización elevadísima. Este mecanismo, para resolver “ofertas complejas”, no había sido apenas utilizado por REE en el último año.

Se calcula que este error ha costado más de cuatro millones de euros a los más de 10 millones de los domésticos acogidos al Precio de Venta al Pequeño Consumidor (PVPC), que equivale precisamente al precio de cada hora del pool eléctrico.

De hecho, hay quien reclama que sea la propia REE la que sufrague este coste, que no ha sido consecuencia de una subida inesperada de las ofertas (que se mantuvieron estables), sino del error de un algoritmo que la propia CNMC había puesto en cuestión en varias ocasiones. Una mala aplicación de la regulación que debería corregirse y recalcularse, sostienen.

La Sala de Supervisión de este organismo ha abierto una investigación de los hechos y una de las hipótesis que maneja es precisamente el fallo informático, según fuentes próximas al mismo.

El informe de la CNMC de diciembre del año pasado sobre el mercado peninsular mayorista al contado de electricidad señalaba que, “en término de coste unitario (€/MW), se aprecia también una fuerte reducción desde mediados de 2015, derivada de una menor demanda del servicio de reserva de potencia a subir”.

“No obstante lo anterior -añade-, se siguen detectando episodios en los que ofertas más baratas que el precio que resulta finalmente casado, resultan descartadas por las limitaciones impuestas al algoritmo utilizado en este proceso”.

El Ministerio de Energía aludió ayer a "un fenómeno anómalo y puntual”, mientras el presidente de la CNMC, mientras el presidente de la CNMC, José María Marín, lo achacó ayer “al encarecimiento en el mercado de ajuste de la reserva de potencia a subir, que se demanda en un instante determinado en el que falta. Normalmente siempre es alto, pero ayer durante dos horas se produjo un repunte que es lo que estamos mirando con atención”, explicó Marín.

SIN COMPARACIÓN CON EL PASADO ENERO

El precio horario más alto de este año para los consumidores acogidos al PVPC se registró entre las 21 y las 22 horas del 25 de enero pasado (182,05 euros MWh). Pero en aquel caso, las razones fueron muy distintas a las del lunes.

En enero confluyó una ola de frío con factores extraordinarios, como la parada de varias nucleares francesas (paradas desde hacía varios meses); problemas técnicos con el gasoducto de Medgaz y problemas con el suministro de gas a los ciclos combinados.La electricidad subió un 96% de media respecto a enero de 2016.

La evolución de los precios del pool, la sequía y de nuevo problemas con el parque nuclear francés hacen augurar una subida de los precios de la luz, que ya marcan los futuros para 2018.




    SEGUIR EN: