Noticias





Azigrene en los medios: www.innovacionmedioambiental.es
Publicado el 24/07/2013


“La reforma eléctrica va en contra de la eficiencia energética”


El informe final asegura que las nuevas medidas energéticas presentadas por el gobierno premian a los derrochadores y penaliza a los que menos consumen

La empresa Azigrene Consultores, experta en asesoramiento independiente para la reducción del consumo y costes energéticos, ha analizado cómo puede afectar la Propuesta de Orden de revisión de peajes al sector de la Eficiencia Energética, al sector terciario e industrial y a los ciudadanos en general.

Según los datos barajados por la compañía, parece que el incremento de los peajes en el término de potencia (el “fijo”) y reducción en el de energía (“variable”) perjudican a aquellos consumidores cuyos consumos energéticos son reducidos. Así pues, la nueva reforma energética pasaría a penalizar, en vez de premiar, a aquellos que “han hecho los deberes” y han adoptado medidas de ahorro y eficiencia energética para reducir el consumo energético.

Además, tal y como reflejan los cálculos de Azigrene Consultores, la variación de los peajes del Real Decreto, lejos de incentivar el ahorro y eficiencia energética reduce el potencial de ahorro económico (desde un 9% hasta un 26% según los casos) y provoca un incremento en los plazos de amortización de estas medidas (aumento de hasta un 35%), por consiguiente no fomenta el ahorro de energía sino todo lo contrario.

A parte de los daños económicos y sociales inmediatos evidentes (las tecnologías innovadoras serán menos demandadas por falta de incentivos para el consumidor), habrá consecuencias irreparables como las medioambientales, provocadas por cada unidad de energía que se decida seguir consumiendo.

Por último, la consultora también menciona el sector de las energías renovables, que también se ve afectado por este borrador de propuesta, sobre todo por otras nuevas como la del decreto de regulación del autoconsumo del día 18 de julio en él que se establecen los llamados “peajes de respaldo”. Éstos, en vez de “respaldar” el uso de energías limpias les da totalmente la espalda provocando por ejemplo, en el caso de la energía solar fotovoltaica, que una instalación que hasta ahora se amortizaba en 7 u 8 años pase a hacerlo en unos 13 o 14 años.

El pasado 15 de julio, un portavoz del Consejo Europeo anunció que "vigilará de cerca si los cambios regulatorios relacionados con este tipo de energía influirán en el logro del objetivo del 20% de renovables en 2020, así como los riesgos regulatorios que pueden dificultar aun más la inversión privada en este ámbito".




    SEGUIR EN: